AP: Tres estadounidenses fueron detenidos tras intentar ingresar a Venezuela

Nacionales

Tres ciudadanos estadounidenses fueron encarcelados en Venezuela a principios de este año por intentar supuestamente entrar en el país de forma ilegal y ahora se enfrentan a largas penas de prisión, según información revelada por la agencia de noticias The Associated Press.

Ninguna de las detenciones había sido informada previamente. Dos de los hombres -un abogado de California y un programador informático de Texas- fueron detenidos a finales de marzo, apenas unos días después de que el gobierno de Nicolás Maduro liberara a otros dos estadounidenses.

Las fuerzas de seguridad venezolanas detuvieron al abogado Eyvin Hernández, de 44 años, y al programador informático Jerrel Kenemore, de 52, en incidentes separados en el estado Táchira, según una persona familiarizada con las investigaciones sobre las detenciones.

Hernández es de Los Ángeles; Kenemore es del área de Dallas, pero había vivido en Colombia desde 2019.

Un tercer estadounidense fue detenido en enero, también por entrar presuntamente de forma ilegal en el país a lo largo de su extensa frontera con Colombia. AP no revela su nombre a petición de su familia.

Al menos otros ocho estadounidenses -entre ellos cinco ejecutivos petroleros y tres veteranos- siguen encarcelados en Venezuela, y los funcionarios estadounidenses insisten en que están siendo utilizados como moneda de cambio político.

Las últimas detenciones se producen en medio de los esfuerzos del gobierno de Biden para deshacer la política de la era Trump de castigar a Maduro por lo que consideran su atropello a la democracia de Venezuela. En su lugar, los funcionarios de Biden están tratando de atraerlo de nuevo a las negociaciones con la oposición respaldada por Estados Unidos para allanar el camino hacia unas elecciones libres y justas.

Como parte de ese acercamiento, Estados Unidos ha planteado la posibilidad de suavizar las sanciones impuestas a la nación de la OPEP, una medida que, con el tiempo, también podría ayudar a reducir los precios del petróleo, que se dispararon tras la invasión rusa de Ucrania.

La liberación de los dos estadounidenses el 8 de marzo fue celebrada en Washington, dando un impulso a los contactos de la administración Biden con Maduro. No está claro qué impacto, si es que hay alguno, tendrá el encarcelamiento de otros tres estadounidenses en las relaciones con Maduro, un estrecho aliado de Rusia al que Estados Unidos ha sancionado y acusado de cargos de narcotráfico.

El Departamento de Estado confirmó las tres detenciones y un portavoz dijo que los funcionarios están abogando por la liberación inmediata de todos los estadounidenses detenidos injustamente en Venezuela.

Más allá de las consecuencias políticas, las detenciones apuntan a lo que las autoridades estadounidenses consideran una tendencia alarmante: la detención de estadounidenses desprevenidos a lo largo de la frontera entre Colombia y Venezuela, una zona sin ley dominada por bandas criminales y rebeldes de izquierda. Los estadounidenses que intentan entrar en Venezuela sin visado son especialmente vulnerables.

A pesar de la retórica de Maduro contra el «imperio» de Estados Unidos, no hay indicios de que esté apuntando a los estadounidenses para su detención.

Pero con el país desgarrado tras años de disturbios políticos, hiperinflación y devastadora escasez de alimentos, el control de Maduro sobre sus mal pagadas fuerzas de seguridad es limitado. Eso ha creado una apertura para los elementos criminales y los partidarios de la línea dura que buscan estropear las conversaciones de Maduro con Estados Unidos.

En un informe de detención visto por la AP, los agentes de contrainteligencia militar venezolanos justificaron sus acciones citando las «constantes amenazas, el bloqueo económico y la ruptura de relaciones diplomáticas» de Estados Unidos.

Algunos altos funcionarios venezolanos también justifican la detención de los estadounidenses. En una conferencia de prensa del 13 de junio en la que se anunció la detención de otro estadounidense no identificado, el líder del partido socialista Diosdado Cabello dijo «tienen sus planes contra nuestro país».

Hernández, que fue detenido el 31 de marzo, debía comparecer ante el tribunal el lunes, pero la vista fue aplazada.

Hernández emigró a Los Ángeles cuando era un niño con sus padres, que huían de la guerra civil en El Salvador. Después de graduarse en la facultad de derecho de la Universidad de California en Los Ángeles, rechazó trabajos lucrativos para trabajar como defensor público representando a acusados indigentes y a veces sin hogar, una señal de su espíritu caritativo, dijeron amigos y familiares.

Como ávido viajero, Hernández estaba tomando un breve descanso del trabajo cuando viajó a Colombia, donde ya había estado varias veces, dijo su hermano. Justo antes de volver a casa, acompañó a un amigo venezolano a la frontera. Su familia dijo que nunca fue su intención ir a Venezuela, ni tampoco violar la ley a sabiendas.

El amigo de Hernández también está detenido y se enfrenta a la acusación adicional de contrabando de migrantes, según la persona familiarizada con la investigación.

«Toda mi familia extraña profundamente a mi hermano», dijo en un comunicado Henry Martínez, quien también vive en Los Ángeles. «Ha trabajado toda su carrera al servicio de la gente marginada y es realmente el mejor de nosotros. Esperamos y rezamos para que Eyvin pueda volver a casa muy pronto tras esta detención errónea».

Dos semanas antes de la detención de Hernández, Kenemore fue detenido en circunstancias igualmente turbias.

Según la familia de Kenemore, éste llevaba más de un año viviendo en Colombia con una mujer venezolana que conoció por Internet cuando ambos estaban superando sus divorcios. Los dos compartían un pequeño apartamento en el que Kenemore trabajaba a distancia para un cliente en Estados Unidos, pero habían decidido trasladarse a Venezuela, donde su novia tenía una casa.

La familia de Kenemore dijo que fue detenido por funcionarios de migración al entrar en Venezuela, según una página de GoFundMe que crearon para pagar su defensa. Publicaron en la plataforma de crowdfunding lo que dijeron era la última foto de él antes de su detención, cerca de un puesto de control fronterizo colombiano en el puente internacional Simón Bolívar.

Los fiscales alegan que Kenemore, su novia y otras tres personas entraron en el país por un sendero de tierra cercano, uno de los cientos de cruces irregulares utilizados a diario por los venezolanos que se desplazan entre los países para comprar alimentos, acudir a citas médicas y visitar a sus familiares. Dijeron que llevaba tres ordenadores portátiles y que iba acompañado por un capitán de la marina venezolana, algo que también levantó sospechas.

Al igual que Hernández, Kenemore fue acusado de asociación delictiva y conspiración, delitos que se castigan con hasta 16 años de cárcel. Su novia también está detenida.

«Jerrel es un buen americano, un hombre cristiano», dijo Jeana Kenemore Tillery, su hermana, en una entrevista telefónica. «Todo lo que quería era estar con la mujer que amaba. Sus hermanas, hijos y nieto le echan mucho de menos y sólo queremos que vuelva a casa».

En abril, el Departamento de Estado advirtió sobre las amenazas a los estadounidenses en la frontera entre Colombia y Venezuela. Recomendó a los estadounidenses evitar todo viaje a Venezuela, y nunca entrar sin una visa, que es casi imposible de obtener desde que Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con Maduro en 2019.

Según la ley venezolana, los extranjeros que se encuentren en el país sin visado deben ser deportados inmediatamente.

Pero por razones que no están claras, los tres hombres arrestados a principios de este año fueron trasladados a cientos de kilómetros de distancia a la capital, Caracas, a una prisión de máxima seguridad que alberga a muchos de los opositores de Maduro.

Los estadounidenses encarcelados en Venezuela están en desventaja a la hora de buscar ayuda de su gobierno. Estados Unidos cerró su embajada en la cima de la colina en Caracas en 2019, después de reconocer al legislador opositor Juan Guaidó como el líder legítimo de la nación.

Naciones Unidas se ha quejado desde hace tiempo de la falta de independencia de los jueces venezolanos, así como de las instalaciones en las que se encuentran los estadounidenses.

Fuente: El Cooperante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.