Bloomberg: Pago adelantado de aguinaldo una estrategia del chavismo

Economía

La intervención cambiaria que ha emprendido el Banco Central de Venezuela en el último año es una estrategia que ha sido monitoreada por especialistas que evalúan la posibilidad de su continuidad en el segundo semestre del 2022, sumado a otros intentos por mitigar las presiones sobre el tipo de cambio y la inflación, publica Bloomberg Línea.

El más reciente informe de Síntesis Financiera, una firma dedicada a servicios financieros en el país, se refiere a un pago adelantado de las bonificaciones de fin de año, que como ha venido ocurriendo recientemente, se verá dosificado pero en esta oportunidad un mes antes de lo previsto.

La compañía asume que la administración de Nicolás Maduro podría cancelar el pago de aguinaldos, como se le conoce a las utilidades de navidad, entre septiembre y noviembre mientras que no anticipa cambios significativos en  cuanto a la adjudicación de bonos a través del sistema Patria.

“Asumimos ventas netas de divisas del  BCV de $ 1.865 millones en el segundo semestre, buscando  que el tipo de cambio cierre el año en 7,60 Bs/$ y la inflación sea de dos dígitos, meta que el gobierno anunció en marzo de este año”, reza parte del documento compartido con Bloomberg Línea.

Proyecciones para el 2023

La firma dirigida por las economistas Tamara Herrera y Rut de Krivoy, expresidenta del Banco Central de Venezuela pronostica dos escenarios para e próximo año, que se divide entre el ahorro de las reservas utilizadas para al estabilización del tipo de cambio y el mismo rumbo que hasta los momentos se ha mantenido.

En el primer caso, con una estrategia fijada en permitir la aceleración en la subida del precio del dólar así como la inflación con miras al año electoral del 2024, contando con suficientes activos externos para ese entonces, la tasa anual de inflación se podría ubicar en 103% y la depreciación del bolívar en 79% con un cierre de 13,6 bolívares por dólar.

En el segundo escenario, se continuaría conteniendo la depreciación del bolívar y desacelerando la inflación, que podría cerrar en 69%, mientras que el tipo de cambio se podría ubicar en 10,6 bolívares por dólar. Con esta medida se requerirían ventas de divisas por parte del BCV de hasta 3.700 millones de dólares.

“El proceso de estabilización avanza, gracias al viento de cola que viene del aumento en los ingresos petroleros, al amparo de los cuales el Banco Central de Venezuela ha podido desplegar una activa defensa del bolívar. Esa defensa en definitiva es la que determina el curso del tipo de cambio y de la inflación”, es parte del análisis hecho por Síntesis Financiera, que también ha sido pues en escena por otros analistas, considerando su extensión en medio del conflicto geopolítico mundial y el comportamiento en el mercado petrolero.

Fuente: Primicias24

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.