Colombia celebra las elecciones más atípicas de su Historia

Internacionales

Son las elecciones más singulares de la historia reciente colombiana. Por primera vez puede llegar a la presidencia un llanero solitario que ha rechazado el apoyo de las maquinarias electorales de los partidos políticos tradicionales.

El empresario Rodolfo Hernández, ex alcalde de Bucaramanga, era un desconocido para la mayoría del país hasta que a golpe de TikTok y con un potente mensaje anti-corrupción, casi que su única bandera, consiguió volverse popular en pocos meses y disputar este domingo la segunda vuelta electoral con Gustavo Petro.

El líder del Pacto Histórico, movimiento de extrema izquierda, aspira por tercera vez a la presidencia, si bien es la ocasión en que cuenta con más posibilidades de alzarse con el triunfo. Su victoria supondría que el ala izquierdista de Latinoamérica, que tiene en sus filas al chileno Gabriel Boric y al mejicano Andrés Manuel López Obrador, entre otros, ganaría un integrante más y Estados Unidos perdería a la nación que siempre fue su mejor aliado en la región.

También son unos comicios distintos porque Álvaro Uribe, que ha sido determinante en la elección de todos los presidentes desde que él mismo resultara elegido en 2002, ha preferido desaparecer del mapa desde marzo pasado y no decantarse por nadie. A pesar de su aislamiento, Petro insiste en tildar a Hernández del tapado del gobierno Duque y de Uribe, puesto que lleva años proclamando que es la verdadera y única alternativa al expresidente y necesita mantenerlo vivo en la escena política.

Pero el ingeniero, como llaman a su rival, ha declarado en repetidas ocasiones que no es petrista ni uribista, los dos polos que dividen al país. Su propuesta está encaminada a fomentar la iniciativa privada, a adelgazar el tamaño del Estado, que considera inepto y derrochador, y a combatir la corrupción, la gangrena que devora billones del erario cada año.

Petro, por su parte, que incorporó a su equipo a varios ex ministros de Juan Manuel Santos aunque asegura que la suya es la candidatura del cambio y un corte radical con los que siempre han gobernado, prefiere agigantar el Estado y aumentar el número de subsidios. Promete, por ejemplo, que el sector público contrate a tres millones de parados si no consiguen trabajo en ninguna empresa.

Por otra parte y ante el riesgo de disturbios si Petro pierde, ya que las autoridades han detectado planes de protesta de grupos violentos para provocar altercados al considerar que solo le pueden derrotar con fraude, el gobierno ha extremado la vigilancia en algunas ciudades. Además, y como suele ser habitual, hay desplegados por todo el país más de trescientos mil policías y militares, en la llamada Operación Democracia. Una de sus misiones será prevenir atentados y la interferencia de las guerrillas y bandas mafiosas, que han anunciado que respaldan a Petro.

Uno de esos grupos criminales, las FARC-EP del departamento del Cauca, al noroeste del país, donde son muy fuertes, emitió este viernes un comunicado obligando a los habitantes de sus zonas de influencia a votar.

A partir del lunes 20 de junio, se exigirá el documento de identidad, carta de recomendación y el certificado electoral de segunda vuelta para el ingreso y tránsito por los territorios», reza un aparte del panfleto que distribuyó el grupo heredero de las viejas FARC. «Deben dejar el abstencionismo a un lado y tomar posición política», agregó.

En cuanto a delegados extranjeros que garanticen la transparencia de los comicios, la vicepresidente Martha Lucía Ramírez, informó que ya se encuentran en Colombia «cincuenta organizaciones para realizar observación electoral y 418 observadores internacionales provenientes de treinta y tres países», cifra que supera con creces a las de procesos electorales anteriores.

Fuente: El Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.