Juan Guaidó: No fue correcto no invitarnos a la Cumbre de las Américas

Nacionales Política

Juan Guaidó, el presidente interino de Venezuela de 36 años, reconocido por casi 50 países, se entrevistó con Joe Biden este miércoles mientras el presidente de los Estados Unidos viajaba en su avión rumbo a Los Angeles para asistir a la Cumbre de las Américas.

En el trayecto conversó con el venezolano Guaidó, el presidente encargado del país, que ha concedido una entrevista exclusiva a ABC desde Caracas.

El presidente interino agradece la llamada telefónica que le hiciera ayer el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. En la conversación compararon la invasión rusa de Ucrania con la de Venezuela, a salvedad de las bombas, en la que la democracia por igual se ha hecho añicos.

Tanto Guaidó como Biden conversaron durante 17 minutos este miércoles en la tarde a bordo del avión presidencial de EE.UU. en la video conferencia.

¿Qué conversó con el presidente Joe Biden además de los asuntos oficiales?

Primero conversamos de lo oficial, es lo más importante, sobre Venezuela y la dictadura, la Asamblea Nacional electa del 2015 como presidente encargado, fortalecer el mecanismo del diálogo en México, de las sanciones y de lo que ha sido el apoyo a los emigrantes venezolanos, la defensa de la democracia de manera muy positiva. Agradezco su llamada telefónica para reforzar el estamento democrático de la región. Después comparamos a Ucrania con Venezuela.En Ucrania las bombas destruyen pero en Venezuela destruyen la infraestructura igualmente sin bombas.

¿Le preguntó por qué no lo invitó?

Hablamos de estos temas, del reconocimiento de la interlocución para el diálogo de México, mejor dicho la posibilidad de lograr un acuerdo integral, que tiene que ver con las sanciones y la disposición de recalibramiento, un término que utilizó el presidente Biden.

¿Qué significa calibrar las sanciones?

Eso mismo, el levantamiento progresivo de las sanciones si hay pasos concretos en el acuerdo, pero también mantenerlas o reforzarlas en caso de que no haya avances de cara a un acuerdo integral del memorándum de entendimiento firmado en México el año pasado antes de que el gobierno las pateara en octubre.

¿Qué le parece la postura del presidente mexicano AMLO de no ir a la Cumbre de las Américas por defender a Venezuela, Cuba y Nicaragua?

Nuestra ausencia en la cumbre tiene que ver con que el presidente de México y su canciller insisten en apoyar a los dictadores y no a los pueblos que luchan contra las tiranías. Quisiera creer que hay una confusión en el gobierno de México al defender dictadores en lugar de los pueblos que resisten sus dictaduras. Pareciera que hay un dilema entre democracias y autoritarismos.

¿Cómo explica que en Venezuela hay dos gobiernos, el suyo y el de Maduro, y ninguno fue invitado a la cumbre?

Aquí no hay un gobierno sino una dictadura. Eso es relativizar y banalizar el mal, y hay un gobierno encargado en dictadura luchando por elecciones libres y justas para recuperar la democracia. Esa relativización que hace México es la que hace daño a la democracia y perturba.

¿Fue una decisión salomónica de EEUU al no invitarlo a usted y tampoco a Maduro?

Fue una decisión digamos táctica. Para nosotros no va ni fue en dirección correcta con la presencia de la delegación democrática en Los Angeles. Aún así agradecemos la llamada del presidente Joe Biden que si va en la dirección correcta, de su reconocimiento a nuestra representación diplomática; de su apoyo ¡Hay por recuperar la democracia en Venezuela.

¿Hay alguna incongruencia en el gobierno de EE.UU. al oxigenar a Maduro con la aprobación de licencias para que operen las petroleras en Venezuela como Chevron, Repsol, Eni y Total de Francia, mientras dice que no levantará o calibrará las sanciones?

No, las sanciones se mantienen, lo que ha aprobado EEUU son cartas y no licencias, las denominadas ‘confort letters’ en inglés, que no están condicionadas al diálogo en México.

¿Si EE.UU. es el dueño de las sanciones y ha dado ciertos pasos o concesiones para oxigenar al régimen como el de permitir a las multinacionales petroleras operar en el país, qué ha dado Maduro a cambio?

Lo que ha dado Maduro a cambio es generar algunas burbujas en zonas socioeconómicas de alto nivel, con casinos, bodegones, turismo exclusivo, hoteles y vida de lujo para una élite de «boligarcas o bolichicos», apoyada por el 5% de una población enchufada, donde el 94,5% de los venezolanos vive en la pobreza.

¿Son las mafias las que se aprovechan de la apertura económica?

Paradójicamente las sanciones han permitido esa desviación de la economía, lo que llaman «gato muerto» (saltos) en la evolución económica. Las sanciones han permitido el surgimiento de una economía de burbujas, la de mafias y tribus.

¿Ese sector es suficiente para apuntalar a Maduro económicamente?

No, de ninguna manera porque la gran mayoría queda por fuera de la recuperación. Lo que vemos en Venezuela no es solo una distorsión sino una desigualdad de la economía, tenemos una pobreza extrema muy acentuada que no tiene con que comer, desnutrición infantil, y hay una pequeña cúpula, y una capa de emprendedores que sobreviven.

¿En esas condiciones para qué va a ir Maduro a un diálogo si no tiene necesidad porque no le importan las condiciones en la que viven los venezolanos?

Esa es una buena pregunta. En verdad a Maduro no le importa lo que digan los venezolanos. Lo suyo es mantenerse en el poder a costa de lo que sea.

¿Para qué ha servido la presión de las sanciones si no ha removido todavía a Maduro del poder?

Es la dictadura de Maduro.

¿Pero a Maduro no le importa ser dictador y se aferra al poder y mientras no tenga motivos no irá al diálogo con ustedes?

Eso me lo preguntan mucho. Hay un pequeño sector aliado que presiona a Maduro para sobrevivir.

¿La presión de las sanciones han servido para que vayan al diálogo?

Las presión diplomática, la presión para una elección justa y libre, la presión para elecciones parlamentarias claro que han servido. Es la suma de todos.

¿Para qué sirven las sanciones entonces?

Que se lo pregunten a Putin en su guerra contra Ucrania. Estamos conscientes de que a Maduro no le interesan el bienestar de los venezolanos.

¿Qué es lo que impide que se reanude el dialogo en México?

Es la retaliación del régimen de Maduro.

Hace dos semanas las delegaciones reiniciaron conversaciones formales en Caracas, ¿cómo va eso?

No son conversaciones formales, si lo fueran estaríamos en México. Las sanciones se constitucionalizan. Deben tener un alcance y una presión para ser efectivas.

¿Maduro intenta evadir todas las sanciones para mantenerse en el poder?

Eso es lo que él régimen chavista pretende pero es muy difícil que se pueda saltar las sanciones. Estamos en presencia de un Estado fallido donde es muy difícil que una empresa internacional haga inversiones sin garantías.

¿Cómo van las elecciones primarias de la oposición para los comicios del 2024?

Estamos en campaña a favor de un candidato unitario.

¿No le parece una quimera de un candidato unitario cuando tenemos a María Corina Machado y Henrique Capriles con otras opiniones?

No es una quimera porque en otros años, 2012, 2013,2015, 2016 hemos tenido candidatos unitarios sin problemas.

Fuente: La Patilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.