Muere Gilberto Rodríguez Orejuela, exlíder del cartel de Cali

Internacionales

Gilberto Rodríguez Orejuela, quien fue el líder del cartel de Cali, murió este martes en un centro médico de Carolina del Norte, informó la Agencia Federal de Prisiones de EE.UU.

La agencia no especificó la causa de su muerte, pero Rodríguez Orejuela padecía de varias enfermedades, entre ellas cáncer de colon y próstata, según argumentó su equipo legal en una moción que intentó su excarcelación en 2019. El narcotraficante cumplía una condena en una cárcel de Carolina del Norte.

Rodríguez Orejuela fue extraditado de Colombia a Estados Unidos en diciembre de 2004 y se declaró culpable de tráfico de cocaína ante una corte del sur de Florida en septiembre del 2006. Según el Departamento de Justicia de EE.UU., Rodríguez Orejuela y el cartel de Cali exportaron más de 200 toneladas de cocaína a ese país durante dos décadas. Los cargos que reconoció en ese momento también incluyeron conspiración para cometer lavado de dinero.

A Gilberto Rodríguez Orejuela también se le conoció como «El jugador de ajedrez» porque manejó su negocio de drogas «con cálculo frío», según documentos de la DEA, que lo calificaron como el responsable de la ‘planificación estratégica a largo plazo del cartel de Cali.

El cartel de Cali que dirigió Rodríguez Orejuela

De acuerdo a las autoridades de Estados Unidos, el cartel de Cali «fue el mayor proveedor de cocaína Estados Unidos» durante muchos años, en cabeza de Rodríguez Orejuela. «El cartel era una empresa criminal sofisticada, que manejaba todos los aspectos del tráfico de cocaína, incluida la producción, el transporte, la distribución mayorista y el lavado de dinero», se lee en un comunicado del Departamento de Justicia.

Y añade que «en el apogeo de su reinado, el cartel usó la violencia para aterrorizar a los posibles competidores y testigos potenciales. También que «se basó en la corrupción para influir y obtener el control de muchas instituciones colombianas». La organización criminal usó diversos métodos para traficar cocaína en EE.UU., de acuerdo a las investigaciones. Desde ocultar la droga en postes de concretos que se enviaban primero a Venezuela y luego al sur de Florida, hasta esconderla en baldosas de cerámica que llegaban a Guatemala, donde se volvía a empaquetar en cajas de vegetales congelados.

Aunque Gilberto Rodríguez Orejuela y su hermano Miguel Rodríguez Orejuela, quien también lideraba el cartel de Cali, estuvieron detenidos en prisión en Colombia continuaron dirigiendo las operaciones de la organización «a través del hijo de Miguel, William Rodríguez-Abadía, y otros que supervisaban varios aspectos del cartel utilizando nuevas rutas y nuevos métodos». Rodríguez-Abadía se declaró culpable de conspiración de narcotráfico en Miami en 2006.

«En cierto momento, los hermanos Rodríguez Orejuela supervisaron una de las organizaciones criminales más poderosas del mundo, que se cree que es responsable de aproximadamente el 80% de la cocaína suministrada a Estados Unidos. También estuvieron detrás de un reinado de terror y corrupción que impactó a gobiernos y personas en todo el mundo», dijo en septiembre de 2006 la entonces subsecretaria de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU., Julie Myers.

Lavado de dinero a través de un imperio de farmacias

De acuerdo al Departamento de Justicia de EE.UU., los hermanos Rodríguez Orejuela lavaron el dinero ilícito del narcotráfico «a través de un imperio de farmacéuticas que incluía más de 400 farmacias minoristas en Colombia y laboratorios que fabricaban los medicamentos». Las autoridades señalan que se invirtieron millones de dólares provenientes del tráfico de drogas en estas compañías «aparentemente legítimas», para hacer blanqueo de capitales.

Pedido de liberación anticipada

En febrero de 2020, Rodríguez Orejuela había pedido la liberación anticipada bajo el argumento de un deteriorado estado de salud. En ese momento, un juez en Miami presidió la primera audiencia para revisar la moción que presentó el equipo legal de Rodríguez Orejuela en octubre de 2019. La solicitud argumentó que Rodríguez Orejuela, de 80 años en ese momento, padecía de varias enfermedades, entre ellas cáncer de colon y próstata, las cuales se agravaron mientras pagaba su condena. Sus abogados señalaron que bajo estas condiciones, Rodríguez Orejuela cumplía con los requisitos para obtener la libertado por el programa de “recluso anciano con afecciones médicas” y la ley de “liberación por compasión”.

Fuente: CNN Español

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.