¿Qué han dicho el Gobierno de EE.UU. y la NASA sobre los ovnis?

Uncategorized

Los ovnis —formalmente denominados «fenómenos aéreos no identificados»— han dejado de ser desde hace tiempo cuestión de teorías conspirativas y películas de ciencia ficción: el Gobierno de Estados Unidos considera que se deben investigar y tomar en serio como una potencial amenaza para la seguridad nacional. Y la NASA ha decidido poner sus herramientas al servicio de esta misión.

La agencia espacial anunció en junio la formación de un equipo para estudiar estos fenómenos, que fueron el centro del debate de una audiencia pública del Congreso en mayo, la primera en 50 años sobre el tema, reseña CNN.

La noticia llegó una año después de que se publicara un informe muy esperado de la comunidad de Inteligencia sobre los ovnis que habían sido avistados por pilotos de la Marina en el espacio aéreo militar restringido durante las últimas décadas.

Y aunque ese informe dejó más preguntas que respuestas, su valor simbólico es considerable: fue de las primeras veces en que la administración reconoció de manera pública que estos avistamientos son dignos de estudiarse.

El tema, para entonces, ya estaba candente en la agenda: el Pentágono había reconocido meses atrás que imágenes y videos de 2019 de fenómenos aéreos no identificados que se habían filtrado eran reales. En 2020, a su vez, había publicado tres videos cortos de cámaras infrarrojas que parecían mostrar objetos voladores moviéndose rápidamente y en los que se veía la reacción de miembros del servicio.

En el informe oficial publicado en junio de 2021, consta que comunidad de Inteligencia examinó 144 reportes de «fenómenos aéreos no identificados» y hacia el final del estudio solo pudo explicar uno. No hay pruebas de que lo avistado por los pilotos sea vida extraterrestre o tecnologías de adversarios como China y Rusia, aunque los funcionarios reconocieron que era posible.

El único fenómeno que pudieron identificar «con gran confianza» fue un globo que se desinfla. «Los demás siguen sin explicación».

Las cifras oficiales muestran que los avistamientos van en aumento. De los 144 del informe se pasó a más de 400, informó este año el subdirector de inteligencia de la Marina, Scott Bray, aunque muchos reportes son viejos y no tienen la suficiente evidencia documental para investigarlos de manera exhaustiva.

Pese a la falta de hallazgos, el Gobierno reconoció que estos objetos «plantean claramente un problema de seguridad de vuelo y pueden suponer un desafío para la seguridad nacional de Estados Unidos».

Los problemas de seguridad, dijo, son principalmente para los aviadores que «se enfrentan a un espacio aéreo cada vez más saturado». Pero también implicarían un desafío de seguridad nacional si resulta que se trata de tecnologías «innovadoras o disruptivas» de potenciales enemigos del país.

Previo a la audiencia del Congreso de este año sobre el tema, John Kirby, portavoz del Pentágono dijo que estaban haciendo todo lo que deben para «mitigar cualquier problema de seguridad ya que muchos de estos fenómenos se han visto en campos de entrenamiento». «Estamos muy preocupados por la seguridad de los vuelos», remarcó.

«Todos los que le han prestado suficiente atención entienden que deben tomárselo en serio», dijo al respecto de los ovnis el exsubsecretario de Defensa David Norquist, quien estableció un grupo de trabajo en 2020 para investigarlos. «Si [estos objetos] tuvieran la bandera de Rusia en el costado, no estaríamos teniendo esta conversación», dijo Norquist. «Cada uno de estos sería reportado; todos estarían al tanto».

La NASA informó en junio que estaba formando un equipo para estudiar «eventos en el cielo que no pueden ser identificados como aviones o fenómenos naturales conocidos desde una perspectiva científica».

La agencia espacial dijo que estos fenómenos le interesaban desde una perspectiva de seguridad y protección y remarcó que no hay pruebas de que tengan un origen extraterrestre.
El estudio comenzará este otoño boreal y se espera que dure nueve meses.

«Tenemos las herramientas y el equipo que puede ayudarnos a mejorar nuestra comprensión de lo desconocido. Esa es la definición misma de lo que es la ciencia. Eso es lo que hacemos», dijo en ese entonces Thomas Zurbuchen de la Dirección de la Misión Científica de la NASA en Washington.

El Pentágono, por su parte, creó recientemente una oficina para «facilitar la identificación de objetos aéreos previamente desconocidos o no identificados de manera metódica, lógica y estandarizada».

La noticia sobre el grupo de trabajo llega un año después de que el entonces nuevo jefe de la NASA, Bill Nelson, un veterano de los vuelos espaciales y exsenador de Florida, lanzara una iniciativa para investigar a fondo estos fenómenos. En una entrevista con CNN Business de junio de 2021, Nelson dijo que no creía que el avistamiento de ovnis fuera prueba de la existencia de vida extraterrestre, aunque reconoció que no podía descartarlo como posibilidad.

«No sabemos si es extraterrestre. No sabemos si es un enemigo. No sabemos si es un fenómeno óptico», dijo Nelson. «La conclusión es que queremos saber».

Fuente: Sol de Margarita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.